28 de abril de 2012

Me decían que luche por lo que quería para mi, hasta yo lo pensaba, y creía que nunca iba a parar hasta conseguir eso que quería. Pero aprendí que aveces hay que resignarse y dejar que las cosas se vallan, aceptar que los sentimientos o no fueron como creíste o cambiaron para siempre, aceptar que el tiempo no vuelve atrás y que es inútil pretender que todo vuelva a ser como antes, si ya el tiempo se acabo. Pero es muy difícil luchar por eso cuando ya no hay vuelta que darle, por mas que lo intentes siempre vas a notar la diferencia, siempre algo te va a recordar que vos lo amas, y que el solo lo intenta, pero no le sale. Parece fácil, pero llega un momento que no lo soportas mas, que te caes y decidís abandonar la partida y finalmente liberarlo, dejar de exigirle que te quiera como te mereces, porque simplemente no le sale, solamente te quiere y es una de las cosas que mas te va a costar asumir, que lo que el da, no llega ni a la mitad de lo que darías vos. Quizás algún día el solo se arrepienta, y quizás ese día, ya hayas encontrado a alguien que de por vos lo que el no pudo dar nunca, alguien que no lo piense, sino que lo sienta, y ojala que ese día caiga en la cuenta, que como vos lo amaste nadie lo va a amar pero que vos necesitabas a alguien que te ame como te merecías, y no como podía.