22 de febrero de 2012


Cada día que pasa odio aceptar que esto que soy gracias a vos no me gusta, soy fuerte y lo sé, gracias a vos de nuevo, pero lo sé. De todas formas a veces me gustaría un minuto más, un abrazo más para sentirme segura otra vez. Llorar puede ayudarme pero ya no lo veo como una solución, nadie puede entenderme y nadie sabe que más escuchar. Me gusta ESA música, odio que me descoloquen, me gustan las palabras olvidadas, la felicidad momentánea, me gusta recordar todo lo que me dabas por lo menos una vez al día, las tardes de lluvia para recordarnos caminando compartiendo el paraguas y recordarte irte caminando al dejarme en mi casa esquivando los charcos, me gustan los caminos largos que con vos se hacían cortos, me gustan las letras de canciones que nos dedicábamos, pensar en el invierno, donde nació todo eso que éramos. Todo eso me gusta, pero odio en lo que me convertí. Ahora recuerdo los días que lo nuestro agonizaba, recuerdo esas últimas salidas, vueltas y vueltas en una plaza que escuchaba nuestras estúpidas discusiones y nos reíamos de nosotros mismos y ese último camino no me lo olvido nunca, esos chistes que se volvían pesados y terminamos abrazándonos, prometiéndonos hacer lo mejor el uno por el otro mientras yo no hacía más que llorar evitándote la mirada. Pero todo eso no me alcanza, ¿Cómo hago para entender que eso no vuelve nunca más? ¿Qué las palabras que me quedaron por decir van a volar a algún otro lugar? ¿Cómo hago para entender que perdí todo lo que tenía en tan solo días? Hoy observo los lugares donde frecuentábamos y te busco, pero nunca te encuentro, se vuelven lugares vacíos de a poco. Necesito un respiro, necesito viajar a donde no haya recuerdos de lo que fue nuestro, necesito olvidar, necesito liberarme de todas esas promesas nunca cumplidas, necesito olvidar esos “Nunca te voy a dejar” y no esperar más que alguien lo cumpla, pero eso lo creo por un momento, en realidad no quiero olvidar, en realidad quiero solo un abrazo. 
Solo un abrazo más para poder sentir que en algún lugar de mi todavía te siento;