31 de diciembre de 2011

Ultimo día del año. Hacen grupos de: Definirlo en una sola palabra, y es literalmente imposible. Para mí fue un buen año pero no fue de los mejores. Mi historia cambio demasiado rápido, sentí muchas cosas diferentes. Conocí personas muy importantes, o una sola persona muy importante, para ser sincera. Con respecto a , cambié mucho, me lo dicen seguido. Pero creo que es el golpe nada más, eso me hace ver diferente, en realidad no entienden todo lo que pasa por mi cabeza cuando me dicen que cambio mi forma de ser. Cambie con respecto a pensamientos, madurez, creo yo. En cuanto a amistades, hice varias amistades nuevas que me gustaría poder conservarlas, fortalecí otras de esas viejas, que siempre está bueno fortalecer un poco pero con algunas de ellas creo que superamos cosas juntas que nos ayudan mucho a seguir. Sentí que otras viejas amistades se alejaban, por simples formas de ser nada más, que sinceramente mucho no me sentí afectada, porque encontré más cosas en otra gente. Hice más amistad con gente que no tenía tanta afinidad y demás. En cuanto a mi pasión, me pone muy feliz haber hecho amistades que tengan la misma pasión que yo. Es algo que me da ganas de seguir, una de las cosas que más me gusta es hacer amistades con gente que le gusta lo mismo, y lo sufre igual y lo disfruta igual y ver como bailar le saca una sonrisa como a mí. Creo que avance considerablemente con respecto a eso y tuve mucha experiencia en escenario comparado con otros años, confieso que el escenario no es mi fuerte, se supone que debería serlo porque es la pasión de un bailarín, pero no estoy de acuerdo. Prefiero mil veces el estudio espejado con barras que un escenario, ahí es donde nos formamos, y lo creo más importante. Un día muy esperado por mí, se convirtió en uno de los peores días de mi existencia hasta ahora, y fue una de las fechas más importantes del año, 19 de noviembre. Danza, orquesta y un escenario. Fue una buena experiencia, pero dentro mío llovían desilusiones que creo que nadie sabe el esfuerzo que hice ese día para salir a sonreír cuando no tenía ganas ni de vivir, estoy orgullosa de mi misma por eso. En cuanto a familia este año más que nunca descubrí esa incondicionalidad. Ese hombro nunca te falla cuando más lo necesitas, ese poste que siempre está en el mismo lugar cuando queres aferrarte a él, y eso no lo había notado otros años. Gran parte del año sonreí sin parar, no tenía motivos para estar mal. Pero el último tramo fue creo que el peor tiempo de mi vida. Nunca había pasado algo tal como para pensar todas las noches y querer llorar por la misma razón. Un tiempo considerable con una persona que era casi ideal para mí, que me hacía sentir bien en todos los sentidos, me apoyaba más que nadie fue mi sostén una parte del año. Cuando decidió no serlo más fue cuando descubrí quienes son las verdaderas personas con las que puedo contar. Quiero que se vaya el 2011 para olvidar su sonrisa y no llorarla más pero es inútil porque no se borra. Me dejo muchísimo para mí esa relación, pero al mismo tiempo me desilusiono como nunca nadie lo había hecho, porque todavía lo amo como el primer día que se lo dije y no estoy segura si se acuerda mi nombre hoy. Hace menos de dos meses éramos el uno para el otro y hoy nose  que será de sus días, pero así también perdí toda esperanza de que esto sea pasajero, porque su lugar no es al lado mío. Así noto cambios en mí, en la manera de ver las cosas, más tolerante, más lógica. Aunque la tolerancia venga por el amor que le tengo y no logro perderlo un segundo. En cuanto a estudio no fue un buen año, pero es lo que menos me importa, fui feliz en otras cosas que me llenaron mucho más que agarrar un libro, obvio. En fin, quiero borrar cosas de este 2011, pero quiero guardar MUCHISIMAS otras, entre ellas el sonido de su risa y su último beso. Habrán notado que fue lo más importante de mi 2011.