23 de octubre de 2011


Quise decirte “no te vayas” solo con apretar tu mano, quise decirte “no me mires porque si no me rio” con la boca seria a punto de reír. Quise no decirte nada y al mismo tiempo que entiendas todo. Y cuando no digo nada, es porque quiero que no hables y me regales un abrazo, de esos que me hacen olvidarme del mundo. Y si tengo que decirte las cosas a los gritos, es para que me calles de un beso, de esos que no me dejan respirar.