3 de julio de 2011

Porque cuando lo miro fijamente a la cara es como un cosquilleo que alegra mi alma, es como una nostalgia que llevo dentro, un fantástico mundo llamado sentimientos, un mundo de nostalgia y de corazón, de palabras que juegan con el amor. Pero cuando lo miro no sé qué me pasa es como una fragancia que queda impregnada, es como una alegría que lleva tu cuerpo, te hace sonreir hasta en momentos serios, qué curioso este mundo que llaman amor.