28 de mayo de 2012


Aunque me lleve el viento para ese mismo lugar, no quiero llegar, no quiero llegar solo. Tal vez no quede tiempo para soñar las cosas que quiero soñar, no quiero soñar solo. Voy buscando en esa luz, voy dejando todo lo que una vez me hizo mal, donde la culpa era más, la culpa era todo. Solo intento respirar y me alejo de lo que me hace volver atrás, yo nunca supe viajar solo, ya no espero nada, ya no busco esa mirada, ya no escucho tu voz. Me cansé de mí, ya me alejé de mí.
Solo-Ntvg

28 de abril de 2012

Me decían que luche por lo que quería para mi, hasta yo lo pensaba, y creía que nunca iba a parar hasta conseguir eso que quería. Pero aprendí que aveces hay que resignarse y dejar que las cosas se vallan, aceptar que los sentimientos o no fueron como creíste o cambiaron para siempre, aceptar que el tiempo no vuelve atrás y que es inútil pretender que todo vuelva a ser como antes, si ya el tiempo se acabo. Pero es muy difícil luchar por eso cuando ya no hay vuelta que darle, por mas que lo intentes siempre vas a notar la diferencia, siempre algo te va a recordar que vos lo amas, y que el solo lo intenta, pero no le sale. Parece fácil, pero llega un momento que no lo soportas mas, que te caes y decidís abandonar la partida y finalmente liberarlo, dejar de exigirle que te quiera como te mereces, porque simplemente no le sale, solamente te quiere y es una de las cosas que mas te va a costar asumir, que lo que el da, no llega ni a la mitad de lo que darías vos. Quizás algún día el solo se arrepienta, y quizás ese día, ya hayas encontrado a alguien que de por vos lo que el no pudo dar nunca, alguien que no lo piense, sino que lo sienta, y ojala que ese día caiga en la cuenta, que como vos lo amaste nadie lo va a amar pero que vos necesitabas a alguien que te ame como te merecías, y no como podía.

6 de abril de 2012


Pueden existir miles de personas que me hagan sentir miles de cosas diferentes, pueden existir momentos en los que quiera irme lejos, pero vos provocaste las mismas cosas pero diferentes, me das ganas de correr a abrazarte fuerte, ganas de gritarte que te quiero conmigo, ganas de escuchar tus comentarios tontos, ganas de reírme en tu cara y que te cause ternura mi risa, ganas de volver. No importa las veces que me hagan reír, sé que nadie me va a hacer reír de la manera que lo hacías vos. Simplemente gracias, gracias por hacerme reír, gracias por lastimarme, gracias por cuidarme, gracias por entenderme, gracias por pensar en mí, gracias por pensar solo en vos, gracias por hacerme entender que te quería como a nadie, gracias! Gracias por aparecer en mi vida, haberme dejado sola y volver a invadirme una vez mas…

4 de marzo de 2012


Las miradas, los gestos, eran nada más que circo. Cruzaron miradas y empezaron a discutir estupideces…”Si lo hacías, te conozco”, “Yo te conozco a vos”. Y así, entre discusiones totalmente sin sentido se besaron. Ese beso era un auténtico •Te extrañaba tanto•. Se abrazaron en el medio de la multitud y le dijo al oído “Perdoname” y ella sabía que lo había perdonado desde el primer día, que ese reencuentro algún día tenía que suceder. No emitió palabra, solamente porque no sabía que responderle, no se lo esperaba. Lo miro, los ojos se le pusieron llorosos, pero él no lo noto, después de todo la patética idea de los lentes de algo serviría.

28 de febrero de 2012

Para todos los que algunas vez bailaron arriba de un escenario, los que conmovieron a través del movimiento, los grandes y los desconocidos y para todos los que sueñan con hacerlo algún día. Para todos los que supieron olvidarse sus problemas y dejarse llevar...
28 de febrero, Día del Bailarín!

22 de febrero de 2012


Cada día que pasa odio aceptar que esto que soy gracias a vos no me gusta, soy fuerte y lo sé, gracias a vos de nuevo, pero lo sé. De todas formas a veces me gustaría un minuto más, un abrazo más para sentirme segura otra vez. Llorar puede ayudarme pero ya no lo veo como una solución, nadie puede entenderme y nadie sabe que más escuchar. Me gusta ESA música, odio que me descoloquen, me gustan las palabras olvidadas, la felicidad momentánea, me gusta recordar todo lo que me dabas por lo menos una vez al día, las tardes de lluvia para recordarnos caminando compartiendo el paraguas y recordarte irte caminando al dejarme en mi casa esquivando los charcos, me gustan los caminos largos que con vos se hacían cortos, me gustan las letras de canciones que nos dedicábamos, pensar en el invierno, donde nació todo eso que éramos. Todo eso me gusta, pero odio en lo que me convertí. Ahora recuerdo los días que lo nuestro agonizaba, recuerdo esas últimas salidas, vueltas y vueltas en una plaza que escuchaba nuestras estúpidas discusiones y nos reíamos de nosotros mismos y ese último camino no me lo olvido nunca, esos chistes que se volvían pesados y terminamos abrazándonos, prometiéndonos hacer lo mejor el uno por el otro mientras yo no hacía más que llorar evitándote la mirada. Pero todo eso no me alcanza, ¿Cómo hago para entender que eso no vuelve nunca más? ¿Qué las palabras que me quedaron por decir van a volar a algún otro lugar? ¿Cómo hago para entender que perdí todo lo que tenía en tan solo días? Hoy observo los lugares donde frecuentábamos y te busco, pero nunca te encuentro, se vuelven lugares vacíos de a poco. Necesito un respiro, necesito viajar a donde no haya recuerdos de lo que fue nuestro, necesito olvidar, necesito liberarme de todas esas promesas nunca cumplidas, necesito olvidar esos “Nunca te voy a dejar” y no esperar más que alguien lo cumpla, pero eso lo creo por un momento, en realidad no quiero olvidar, en realidad quiero solo un abrazo. 
Solo un abrazo más para poder sentir que en algún lugar de mi todavía te siento;

15 de febrero de 2012


Es verdad que quizás no lo valoré lo suficiente... la frase dice: “Al tenerme me ignoras y al perderme lloras”. No digo que fue ignorancia, pero no lo supe ver. No supe ver lo que tenía en frente y me di cuenta apenas te fuiste. Me di cuenta que en realidad eras lo mejor que me había pasado en ese tiempo y que haber pensado en otras cosas fue inútil, porque nada te reemplazaría, ni nada ni nadie lograría lo que vos lograste en mí. Me arrepiento y quisiera volver el tiempo atrás y echar esas dudas que me carcomían la mente. Si tan solo decidieras pegar la vuelta sabría valorarlo un poco más y vivir ese momento, porque aunque no lo creía “todo principio un día expira” y me lo demostraste muy rápido.